lunes, 9 de diciembre de 2013

Los GATOS y los NIÑOS no siempre están disponibles







Asumimos que los niños siempre están disponibles para un acercamiento, como si los imagináramos “vacíos de voluntad”… “son chicos”.

Así nos acercamos con besos, caricias, alzarlos, juegos, y en más de una ocasión nos responden con rechazo.

Nuestro niño interior, por decirlo amablemente, se siente rechazado a su vez, sólo que el envoltorio de un adulto de equis años, y diagnosticamos que “este chico, no sé qué cosa…”

Los chicos, como nosotros, agradecen que uno pida permiso, como en los pueblos cuando se dan unas palmadas para anunciar que uno está en la puerta de la casa.

Pidiendo permiso y ofreciendo: implica: “no doy por supuesto que soy bienvenido o que mi oferta es la mejor del mercado, o mejor de aquello en lo que estabas”.

Exactamente como el ejemplo que me contó Ignacio. Fue a una ferretería (tlapalería) y había un gato echado arriba del mostrador, la mascota de los dueños del negocio que, habían escrito un cartel arriba de dónde se echaba:

“Si mil gatos por día le hicieran una caricia sin preguntarle, ¿usted cómo se sentiría?”.



Tarea para el hogar: escribimos un cartel para cada uno de nuestros hijos, y para nosotros los padres:


☼  el de los chicos:

“Si 15 niños por día …… (rellenar la línea de puntos) sin preguntarte, ¿cómo te sentirías?”


☼ el de los padres:

“Si 4 padres por día ….… (rellenar la línea de puntos) sin preguntarte, ¿cómo te sentirías?”




Luis Pescetti
del blog Compañeritos





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada